1

¿Qué está desalentándote?

Reflexiones Diarias

Reflexiones de las Buenas Nuevas:
Haciendo que las escrituras sean significativas
para tu vida diaria.

por Terry Modica


“Enfocándonos en Jesús y siguiéndolo donde quiera llevarnos, podremos disfrutar de lo que hacemos por su Reino.”


Reflexión de las Buenas Nuevas para:

Martes de la 14ta. Semana del Tiempo Ordinario
Memorial de San Benito, Abad
Julio 11, 2023

Oración para hoy:

Señor Jesús: que tu Santo Espíritu ponga tus palabras en nuestros labios y propicie corazones nobles y generosos para servirte. Que tu Reino sea anunciado por nosotros, con los signos y prodigios que tú prometiste que acompañarían a los que creen en ti. Amén.

SaintsCitas de Santos:
gnm-es.org/SaintQuotes/

Lecturas de hoy:

Génesis 32, 23-33
Salmo 16, 1b-3.6-8b, 15
Mateo 9, 32-38
bible.usccb.org/es/bible/lecturas/071123.cfm

¿Qué está desalentándote?

En la lectura del Evangelio de hoy, ¿cómo reacciona Jesús cuando los fariseos lo acusan de estar asociado con el diablo? Aparentemente, no reaccionó para nada. El se rehusó a que ellos tuvieran el control de su comportamiento, de su actitud y de su respuesta.

Cuando alguien nos trata injusta y desconsideradamente, ¿cuánto control le entregamos a dicha persona? Si sólo reaccionamos en lugar de elegir cómo reaccionar, si nuestra furia se desata, si nos sentimos desanimados, si nos sumergimos en la autocompasión del “pobre de mí” o dejamos de hacer lo que estamos haciendo, perderemos mucho. ¿Por qué permitir que otros nos controlen de esta manera? ¿Por qué los dejamos que nos lleven a ser infelices?

Jesús estaba motivado, no por el acoso sino por la necesidad de la gente. El estar consciente de lo que podría hacer por ellos lo estimulaba para continuar su visita a los pueblos y villas a pesar de las falsas acusaciones que dañaban su reputación.

Cuando servimos a Dios, no tenemos tiempo para las tonterías que la gente nos tira en sus ataques. Solo importa la opinión de Dios sobre nosotros. Al estar enfocados en Jesús y seguirlo a donde sea que nos lleve, nosotros disfrutaremos lo que hacemos por su reino.

¡Nadie tiene el derecho de robarnos nuestra felicidad! ¿Entonces por qué vamos a renunciar a ella?

Jesús tenía buenas razones para sentirse desanimado, porque las multitudes eran tan grandes y las necesidades eran tantas y todavía faltaba visitar tantos poblados; Él era sólo una persona con mucho que hacer. ¿Alguna vez has trabajado en un proyecto o ministerio que te abruma? ¿Cómo crees que se sentía Jesús? La escritura dice que sentía compasión por aquellos que necesitaban lo que él les podía dar.

Él podría haberse sentido frustrado. O podría haberse preocupado porque nadie sería capaz de llevar a cabo la labor tan bien como él lo hacía. En lugar de eso, les dijo a sus discípulos que oraran por más servidores. Entonces les dijo que ¡ellos eran los servidores por los cuáles habían orado!

Esta lectura del Evangelio es citada frecuentemente para recordarle a la gente que ore por el incremento de las vocaciones. Bueno, adivina qué. ¡Nosotros somos los servidores por los que estamos pidiendo! Algunos de nosotros estamos dotados y llamados al sacerdocio o unirnos a alguna orden religiosa, pero no todos nosotros. Sin embargo, definitivamente sí estamos todos llamados a ayudar a Jesús en la cosecha. Los laicos pueden ir donde el clero no puede — dentro de los hogares y lugares de trabajo o las parrilladas con los vecinos — para que Jesús pueda atender las necesidades de más y más personas.

Nuestra vocación es ser las manos y los pies, la voz y el corazón de Jesús. Esto usualmente disparará la persecución de aquellos que no nos entienden, ¿pero dejaremos que eso controle nuestro ánimo?

Para seguir reflexionando este tema, escucha el audio: “¿Cuáles son los sueños de Dios para ti?” en https://gnm-es.org/camino36

© 2023 por Terry A. Modica

Share this page
Por favor, ayuda a los demás compartiendo esta página.

¿En qué más podemos servirte hoy? Visita nuestra página inicial.